lunes, 31 de mayo de 2010

10 ejercicios para aumentar el placer sexual


.1-Siéntate en una silla con los brazos abiertos y apoyados en las piernas. Mantén los pies en paralelo y separados por unos 20 centímetros uno del otro. Contrae los músculos de la vagina como si apretaras algo por dentro.
2. En esa misma posición, contrae y relaja los músculos de la vagina rápidamente. Si puedes hacerlo, acompáñalo con una respiración que siga los movimientos.

3. Sobre la cama y acostada de espaldas, abre las piernas. Inserta un dedo en la vagina e intenta apretarlo sólo con los músculos vaginales lo más que pueda (sin hacer uso de las piernas).
4. Acuéstate en una colchoneta de yoga y deja los brazos a lo largo del cuerpo, mientras flexionas las piernas y te ayuda con los brazos a levantarte. Contrae los glúteos y poco a poco eleva la cadera. Quédate el mayor tiempo que puedas en el aire y vuelve despacio a la posición inicial. Repite.

5. En la posición inicial anterior, contrae el ano en tres tiempos, sin relajar. Primero, una contracción ligera, seguida de una más fuerte y después una contracción anal de gran intensidad. Inmediatamente después contrae la vagina como si estuvieras succionando algo. Cuenta hasta tres y relaja los músculos, primero los de la vagina y después los del ano.


6. Cuando estés sentada, contrae también el ano en dos o tres tiempos. Al hacer este esfuerzo estarás movilizando también los músculos vaginales. Esto lo puedes hacer mientras vas en el autobús, estás en la oficina o en el auto. Si lo practicas diariamente obtendrás beneficios maravillosos.

7. De pie y con las piernas un poco flexionadas, coloca las manos en la cintura y deja los pies en paralelo separados por 20 ó 30 centímetros. Contrae las partes internas de la vagina y mueve tu pelvis hacia adelante y arriba. Cuenta hasta tres y relájate.

8. En la misma posición de pie, realiza un movimiento continuo y circular, como si jugaras al "ula ula" en cuatro fases: primero, mueve la pelvis hacia arriba y adelante, después, la cadera hacia la izquierda. Como tercer paso, empuja el trasero para atrás y cuatro; finalmente, menea la cadera hacia la derecha.

9. Con los brazos relajados a los largo del cuerpo y de pie, mantén los pies paralelos y distantes por 20 centímetros. Contrae el trasero e intenta unirlo y separarlo con el movimiento de los músculos. Puede ser difícil al principio, pero con el tiempo serás una experta. Cuenta hasta tres y luego, relájate.

10. En la misma posición anterior contrae y relaja los músculos de la vagina de manera intensa y acelerada, siguiendo el compás de una respiración acelerada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada